Te encuentras en:
>
Primer Plano
Espectáculos

Ecos del 2017 en el cine

Viernes 05 de Enero 2018

Roberto Uriel

El año que recién terminó fue muy nutrido en el séptimo arte de todo el mundo. En las pantallas grandes, y otras no tanto, vivimos inolvidables momentos. Porque de eso se trata el cine, de vivir otras vidas, las emociones, las ilusiones, y también las decepciones. A modo de recuento, aquí algunos aspectos que vale la pena destacar del año 2017.

* Niños actores

En 2017 quienes destacaron sin lugar a dudas fueron los niños. Tremendas actuaciones quedaron para la historia del cine, comenzando con el talento mexicano. La directora Issa López conjuntó en “Vuelven” un excelente elenco de pequeños actores debutantes, encabezados por Paola Lara como Estrella y Juan Ramón López como El Shine. Ambos pequeños sorprendieron a la crítica por sus sólidas actuaciones. El resto de los pequeños Hanssel Casillas, Rodrigo Cortés y Neri Arredondo, también se destacan ampliamente en la película.

En el terreno internacional, la sorpresa la dio “Eso”, del chileno Andrés Muschietti. Como es conocido, la primera parte de la historia recae completamente en los personajes infantiles, por lo que es importante destacar el trabajo de Sophia Lillis como Beverly, Jaeden Lieberher como William, Finn Wolfhard como Richard, Jack Dylan Grazer como Edward, Jeremy Ray Taylor como Benjamin, Wyatt Oleff como Stanley y Chosen Jacobs como Michael.

En España la sorpresa del año la dio la cineasta Carla Simón, con su ópera prima “Verano 1993”, en la que sus protagonistas son dos pequeñas, que también debutaron en esta cinta. Simón logró una atmósfera muy rica en términos cinematográficos conjuntando la inocencia y talento de Laia Artigas como Frida y Paula Robles como Anna.

Al cierre de año llegó a México “Extraordinario”, una sensible película acerca de las condiciones diferentes y el acoso escolar, dirigida por Stephen Chbosky. El protagonista es un niño que nació con una deformidad facial, y que al adaptarse a la escuela tendrá que pasar por un proceso de aprendizaje. El actor Jacob Tremblay sorprende por su gran trabajo y caracterización, luego de haberlo visto hace un par de años en “La habitación”.

Y qué decir de “Coco” y su personaje principal, Miguelito, cuya voz fue puesta por el niño Luis Ángel Gómez Jaramillo, de 12 años de edad y originario de San Francisco del Rincón, Guanajuato, quien conquistó a público de México y el mundo.

* El año de las mujeres

Como se señaló en los párrafos anteriores, en 2017 las cineastas Issa López y Carla Simón destacaron a nivel internacional. La primera debido a que su tercera cinta ganó importantes premios en festivales alrededor del mundo, y hasta Stephen King la elogió. Y la segunda porque con “Verano 1993” dio la sorpresa en España, cosechó reconocimientos en festivales y su obra se encuentra nominada a ocho premios Goya que se entregarán en febrero, entre ellos Mejor Película. También fue electa como la representante de la Madre Patria en los Óscar.

Otra mexicana que destacó fue la documentalista Tatiana Huezo, que con “Tempestad” estuvo presente en diversos festivales, recibiendo críticas positivas a su obra que muestra la crudeza de la inseguridad en México. Su película fue elegida para representar a México ante los Óscar, aunque no pasó la última preselección.

Y lo que hizo Patty Jenkins fue muy importante para el género femenino en el cine, pues con “Mujer maravilla” logró romper el techo de cristal y se convirtió en la primera directora de películas de superhéroes. 

Desde Francia Julia Ducournau, de 34 años, sorprendió con “Voraz”, una película incómoda, inquietante, pero con una excelente selección de planos y recursos estéticos y audiovisuales. De ese mismo país, en 2017 nos llegó la estupenda cinta “Las inocentes”, de Anne Fontaine, a quien recordamos también como la directora de “Coco antes de Chanel”. Ahora presenta una parte no tan conocida de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Y también en 2017 la única mujer que cuenta con un Óscar a mejor dirección, Kathryn Bigelow, nos entregó una importante obra, “Detroit”, basada en los disturbios de 1967 en la citada ciudad.

* Documentales mexicanos

El año pasado también fue un año muy importante para el género documental en México, al grado de que la Academia Mexicana seleccionó a “Tempestad” para ir a los Óscar por encima de todos los largometrajes de ficción.

“Made in Bangkok”, de Flavio Florencio, “Bellas de noche”, ópera prima de María José Cuevas, “El hombre que vio demasiado”, de Trisha Ziff, y “Casa Roshell”, de Camila José Donoso, fueron otros de los documentales mexicanos que en 2017 fueron muy bien apreciados y valorados.

* Las óperas primas

En este tema es preciso volver a mencionar a Julia Ducournau con “Voraz” y a Carla Simón con “Verano 1993”, cuyas óperas primas dieron la vuelta al mundo conquistando a la crítica.

Asimismo, el comediante estadounidense Jordan Peele llegó con el pie derecho a las salas de todo el mundo con “Get out”, una crítica al racismo en pleno siglo XXI que se convirtió en una de las mejores películas del año. A su paso por Sundance recibió críticas positivas, está nominada a Mejor Película de Comedia en los Globos de Oro y se perfila como una fuerte candidata a los Óscar.

El debut cinematográfico del cineasta chino Bi Gan fue “Kaili blues”, un poderoso trabajo audiovisual que regala uno de los mayores planos secuencia de la historia, de 40 minutos de duración.

De apenas 28 años, Bi Gan da claras muestras para convertirse en un director de referencia para su país y el mundo. En el Festival de Locarno se alzó como mejor director emergente.

Y la ópera prima del realizador suizo Claude Barras, “La vida de Calabacín”, es una película que tiene mérito por muchas razones. Las dos principales son la gran historia que aborda y su animación stop motion, utilizada por el cineasta pese a las amplias posibilidades que ofrecen las herramientas digitales.

* Cine francés

Como cada año, Francia nos envía sendas películas que se destacan por su originalidad y técnica. En 2017, además de “Las inocentes” de Anne Fontaine y “Voraz” de Julia Ducournau, llegaron otras grandes obras.

Como “120 latidos por minuto”, de Robin Campillo, una excelente recreación del activismo parisino en busca del tratamiento eficaz contra el SIDA en los años 90. Fue la seleccionada para representar a Francia ante los Óscar, aunque no pasó la preselección de las nueve cintas.

Pero no podemos olvidar a “Elle”, de Paul Verhoeven, cuyo reparto es encabezado por Isabelle Hupperte en lo que bien puede ser la mejor actuación de su vida. Un trabajo en el que arriesgó no sólo su físico, sino también su integridad emocional, y fue muy bien valorado y apreciado por la crítica. Sorprendente siempre la Huppert.

El director Christian Duguay lanzó “Un saco de canicas”, un drama que propone una reflexión sobre el racismo y la discriminación, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, mientras que Alain Guiraudie, a quien recordamos por “El extraño del lago”, presentó su más reciente trabajo, “Animal vertical”. 

* El tema de la Segunda Guerra Mundial

En este tema, además de “Un saco de canicas” y de “Las inocentes”, una gran cinta que en 2017 llegó a México fue “Bajo la arena”. La obra del director danés Martin Zandvliet presenta un tema no muy conocido luego de la Segunda Guerra Mundial, que fue la captura de los hijos de los soldados alemanes y cómo fueron obligados, arriesgando sus vidas, a retirar las minas antipersonales que sus padres sembraron en las playas.

“Las inocentes”, de Anne Fontaine, también cuenta un episodio poco conocido de la posguerra. Un grupo de soldados rusos, al concluir el conflicto armado, irrumpe en un convento de monjas polacas, abusando sexualmente de ellas, con consecuencias muy dramáticas y lamentables.

A grandes rasgos, estos son algunos de los ecos más destacados del cine estrenado en México durante el 2017, cintas, directoras, directores, actrices, actores, y demás, que bien vale la pena volver a retomar y valorar. Espero tus comentarios en @Roberto_INFO7.


Otras editoriales