Te encuentras en:
>
Primer Plano
Cultura

De Corea y Japón

Martes 04 de Julio 2017

Roberto Uriel

Dos propuestas que tienen en común el origen oriental de sus creadores han llegado a nuestro país en los días recientes: en cines "Después de la tormenta", la más reciente obra del japonés Hirokazu Koreeda, y en Netflix "Okja", la nueva pieza del coreano BongJoon-ho.

La primera es una gran pieza cinematográfica como las que acostumbra Koreeda. Con una historia y guión creados por él, nos lleva a conocer a Ryota, un detective privado cuya verdadera vocación es ser escritor. Está divorciado y enfrenta problemas para pagar la pensión de su hijo Shingo de 11 años. Luego conocemos a su madre y a su hermana, lo acompañamos a conocer el día a día de su vida y lo que lo ha llevado a estar en la situación actual.

Sin embargo, la naturaleza, en sus caprichos, hará que Ryota, su ex esposa Kyoko y Shingo pasen toda una noche en el departamento de su madre, y es que un fuerte tifón llega a la ciudad. Así, todos comenzarán a explorar lo que los ha llevado a estar en ese momento y a cuestionarse que seguirá después de que pase la tormenta.

Es sin duda un delicado acercamiento a las relaciones familiares, a las diferencias que nos enriquecen y nos complementan, pero que a la vez nos sirven para cada quien pueda tomar su camino. Un filme que tiene un aire sensible, nostálgico, cotidiano, que envuelve una gama de matices en que se desarrollan sus personajes. 

Así, con una acogedora y pausada naturalidad, Koreeda nos lleva a reflexionar sobre temas como la familia, el amor, el cariño, la paternidad, la maternidad, las responsabilidades, la amistad, entre otros.

La fotografía de Yutaka Yamazaki nos lleva a recorrer la cotidianeidad del Japón actual con una mirada de sencillez que cautiva. Y en las actuaciones, sorprende la participación del pequeño Taiyô Yoshizawa como Shingo, quien presenta una gran naturalidad en su interpretación, mientras que la presencia de Kirin Kiki como la abuela enriquece el filme por su gran manejo del personaje. Sin duda, "Después de la tormenta" es el estreno en salas de la semana. Recomendada para adolescentes y adultos.

En el caso de "Okja", una película que ha acaparado las miradas desde la polémica en el pasado Festival de Cannes, cuando Pedro Almodóvar lanzó varias críticas al no ser exhibida en salas de cine, lo cual le funcionó como una buena publicidad. Y eso logró abrir el debate y abrirle camino en medio del panorama cinematográfico.

No digo que sea una mala película, porque no lo es, pero tampoco es la gran apuesta que la expectativa nos hizo creer. A grandes rasgos, el director y guionista Boon joon-ho nos muestra a Mija, una pequeña que ha crecido en las montañas de Corea del Sur junto a Okja, una cerdita (que más bien parece hipopótamo) que hace 10 años le fue entregada a su abuelo para ser criada con el fin de ser llevada a un concurso de belleza animal, proyecto ideado por la líder de una compañía global de alimentos (Tilda Swinton).

Debido a la convivencia de estos 10 años, Mija ha desarrollado un gran apego con Okja, y cuando llega el momento de la separación, deberá emprender una accidentada travesía para poder rescatarla y llevarla de nueva cuenta desde Nueva York hasta las montañas de Corea.

Tenemos aquí los ingredientes para una perfecta película de aventuras, disfrutable por eso, lejos de su propuesta. Los temas que aborda son tratados sólo por la superficie. Tanto la relación del humano con los animales, el capitalismo, el maltrato animal, la necesidad de protagonismo, el debate sobre la alimentación y la escasez son sólo tocados con una buena intención pero sin llegar a profundizar en ellos.

La película se concentra en ser más una cinta de aventuras con un toque de comedia antes que reforzar el desarrollo de los personajes, ahondar en su condición y por qué llegaron a donde están. Abundan los clichés, lugares comunes, los personajes caricaturizados, las dos malvadas de la historia son así porque sí, e incluso el personaje de Jake Gyllenhaal es totalmente prescindible.

La escena final es conmovedora y tiene una alegoría a un capítulo oscuro de la historia mundial, y vale la pena destacar que aún hay más después de los créditos. En general una historia de aventuras, recomendada para chicos y grandes. 

Por cierto, aconsejo revisar la cartelera de la Cineteca de Nuevo León para este mes de julio, está cargada de películas memorables, de gran calidad. Por citar algunas: "Todos queremos algo" y "Rebeldes y confundidos" de Richard Linklater; "La vida de Calabacín", de Claude Barras; "Desde allá" de Lorenzo Vigas, "Donnie Darko" de Richard Kelly, y los documentales mexicanos "El hombre que vio demasiado" de Trisha Ziff y "Tempestad" de Tatiana Huezo, entre otros títulos. 

Espero sus comentarios en @Roberto_INFO7.


Otras editoriales