Te encuentras en:
>
Belduque
Misterio

Corrupción en los ovnis

Sábado 28 de Marzo 2009

Belduque

No hay mejor forma de llamar a ciertas personas que "terroristas de la información", como el investigador

Keith Coors los denomina, y me refiero a esos aparentes fanáticos de los extraterrestres y del tema ovni que quieren hacer y deshacer a su total antojo, pisoteando a quien quieran, entre ellos a la realidad.

Me he dado cuenta de algo que metafóricamente hablando se podría decir así: "Dios los crea, ellos se corrompen, y luego se juntan". Increíblemente, hay "ufólogos" que están en contra de que se aterrice el tema de los ovnis. Hay muchos supuestos "investigadores" o "estudiosos" que lo hacen por simple y aparente entretenimiento o diversión, no necesariamente por dinero, lo hacen por "hobby" o por sentir el "llamado" como algunos dicen. Aunque en realidad todo indicaría que lo hacen para intentar rellenar ese gran vacío espiritual y existencia que hay en sus vidas. Y por eso mismo defienden a como de lugar las ideas que los mantengan satisfechos aunque estas no sean más que mentiras.

Reflexionemos un poco: Lo único que quieren sentirse satisfechos, que su ego se sienta bien, no piensan en nadie más que en sus fantasías extraterrestres y dejan a un lado, o más bien, echan a la basura todo intento real de investigar y desmitificar el tema ovni. Prefieren sumergirse en el fango de sus pantanos de desinformación y sofismas ufofílicos y ufólatras que les satisfagan. Algo que en varios casos ya podría ser calificado de ufomanía, por las lamentables posturas y conductas que desarrollan.
Como ya lo habíamos comentado antes, muchos de estos individuos actúan de manera muy similar a los adictos a las drogas o como los pandilleros, harán lo que sea por conseguir, aquello que les hacer evadir de la realidad, en este caso mantener su engaño uíofilico. Ellos mentirán, lapidarán, difamarán, etc., con tal de escapar de la realidad y sentirse bien momentáneamente, para después, pasado el efecto de su "gloria" o éxtasis ufofílico, regresar a las penumbras de su vida personal. Parece que tienen que inventarse mundos extraterrestres donde sentirse a gusto, pues en este no pueden, pues se sienten frustrados y fracasados.

A veces parece difícil de creer el hecho de que como no son participes del evidente avance de la investigación y desmitificación del tema ovni, estos adictos a creer sentirse observados por los extraterrestres, atacan y despotrican con todas sus fuerzas contra quienes sí han colaborado a la solución y búsqueda de respuestas realistas al tema ovni, en lugar de meterlo en un saco viejo y mohoso como ellos lo hacen, para que nuca vea la luz de la verdad. Pero estén en un total error, el fenómeno ovni solo hay una forma de observarlo, y es a la luz de la verdad y la información, no bajo las penumbras de las especulaciones y creencias que mantengan el avance de la investigación estancada en hipótesis que tienen varas décadas de haber caducado por ser obsoletas.

La falta de los más mínimos códigos de honor, justicia, ética y moral de estas personas es lo que desencadena sus arrebatados ataques y criticas insulsas a investigadores o instituciones que realizan la gran labor de ponerle lógica y razón al tema, desmitificándolo, alejándolo de posturas e ideologías que solo satisfacen a unos cuantos que desean seguir engañados y engañar a los demás. Solo aplicando las normas honor, justicia, ética y moral se puede evitar la corrupción en estos temas. Lo principal no es apoyar a quien crea tener la verdad o diga tener evidencias, lo principal es demostrarlo y que todo mundo pueda comprobarlo, para así evidenciar la realidad de cada caso o del fenómeno mismo.

Aunque algunos lo duden, sí existen evidencias del avance de la investigación seria y objetiva del tema ovni, sin ir tan lejos, en México tenemos a la OMIFO, dirigida por el destacado investigador Jerónimo Flores, quienes han demostrado que la unión y colaboración de distintos investigadores del país ha logrado obtener un verdadero avance en este tema, por ejemplo el establecer importantes bases de datos sobre auténticos casos de ovnis, descartando falsos casos o malinterpretaciones de los testigos. Y a nivel internacional existe la MUFON, respetada y reconocida como la mejor organización formal de investigación del fenómeno ovni a nivel mundial, la cual es dirigida por el reconocido investigador James Carrión, quienes han logrado hermanar varios grupos e investigadores a nivel internacional para colaborar en la investigación objetiva y analítica del fenómeno ovni. Estas organizaciones no compraron sus "títulos" de ser las mejores, lo demostraron con evidencias, como tienen que ser las cosas.

Entre otras cosas, la MUFON cuenta con la mayor base de datos de reportes de casos de ovnis a nivel mundial, los cuales son investigados de manera inquisitiva por sus miembros y colaboradores en distintos países. Cabe mencionar que tanto la MUFON como la OMIFO están hermanadas para la colaboración en investigaciones, compartiendo datos y muestras de evidencias en casos que por medio del trabajo en conjunto se pueden llegar a obtener resultados. Algo que deberían de hacer otros grupos e investigadores, dejar a un lado su soberbia y unirse para trabajar.

Organizaciones de este tipo han demostrado que la diferencia de pensamiento y de idioma no es un estorbo para buscar soluciones a estas incógnitas, si se tiene por objetivo principal el dar respuesta a esos aparentes misterios que hay en el mundo. En un mundo con millones de maneras distintas de pensar, es posible encaminar a un considerable grupo de ellas a un objetivo en común, pero para esto se necesita normas y reglas que seguir, no se puede actuar como cada quien quiera, eso no es correcto si se quiere avanzar realmente. Las cosas se deben de hacer como deben de ser, como tienen que ser. Hay que dejarse de posturas personales y particulares que solo estorban y estancan el avance de estos temas, si quieren avanzar los investigadores tienen que unirse, poner reglar y aplicar los protocolos correctos para dar respuestas a esas dudas.

Estamos en tiempos de respuestas, de soluciones, de desmitificar, ya no es tiempo de estar perdiendo el tiempo, y estancarse en creencias falsas, si quieren avanzar, pónganse a trabajar, o háganse a un lado y dejen de estorbar, y así no tengan luego que andar quejándose de alguien pasó por encima de sus mentiras y engaños.

Otras editoriales