Te encuentras en:
>
Primer Plano
Cultura

Baby, una grata experiencia audiovisual

Viernes 11 de Agosto 2017

Roberto Uriel

Uno de las cualidades que tiene el cine es que cuando hay una buena película, con una excelente producción y fotografía, resulta en una grata experiencia audiovisual.

Sin mayores pretensiones. Y eso es precisamente “Baby, el aprendiz del crimen”, la más reciente cinta del director inglés Edgar Wright.

Aunque no tiene un guión perfecto, sí resulta una gran película por sus bien logradas escenas de acción, estupendamente sincronizadas con un excelente soundtrack y el estilo estético propio de Wright.

“Baby” es el apodo que un jefe criminal ha puesto a un joven, interpretado por Ansel Elgort, a quien recordamos por su participación en las películas de “Divergente” y en “Bajo la misma estrella”.

Ahora, con un poco más de experiencia, el actor estadounidense lleva el peso completo de esta cinta, aunque es inevitable que en ocasiones Jamie Foxx (su compañero de crímenes) le robe cámara.

El talento de “Baby” en la película consiste en que puede conducir carros a altas velocidades airosamente, es decir, es el elemento ideal para un equipo de asaltantes de bancos e instituciones por el estilo.

De ahí que el jefe de la banda criminal, el gran actor Kevin Spacey (quien, por cierto, no brilla como nos tiene acostumbrados en sus interpretaciones), lo tenga entre sus preferidos.

El joven tiene gusto por grabar conversaciones con su grabadora para luego, con las palabras, hacer canciones mezcladas al estilo de un DJ. Y pasa el día entero escuchando música en su iPod, ya que presenta un problema en su audición, aunque todos sabemos que los audífonos de pastilla son los peores enemigos de alguien con una enfermedad de esta naturaleza.

Después conoce a la chica de sus sueños, una bella mesera. Es ahí donde empiezan los verdaderos problemas para “Baby” que deberá manejar a toda velocidad para poder escapar de ellos.

Lo repito, la única pretensión de esta cinta es hacer que el espectador, el amante de las películas de acción, pase un momento por demás agradable.

La construcción de personajes y situaciones, aunque está bien hecha, es al final donde resulta perceptible que el director y también guionista no supo cómo terminar su historia. Sin embargo, no quiero hacer “spoiler”.

Algo que la mirada crítica podrá disfrutar ampliamente es el estupendo plano secuencia al principio de la cinta, pues mientras van apareciendo los créditos vemos a “Baby” avanzar rumbo a la cafetería de la esquina. Cuando la vean, pongan atención y disfruten.

Y cabe mencionar la participación de Eiza González, que si bien da vida a un personaje secundario, es de aplaudirse que la mexicana se esté abriendo paso en las grandes producciones estadounidenses.

Y podrá haber quien critique el hecho de que tiene pocas escenas importantes, pocos diálogos, que su personaje es una joven frívola, criminal, pistolera, sin embargo, el hecho es que ella es parte del reparto de una excelente producción fílmica internacional.

Ya habrá tiempo de demostrar si realmente tiene tablas actorales.

En general es una cinta para ver y disfrutar, para pasar un rato agradable, y para disfrutar del gran soundtrack, con sonidos de ayer y hoy que seguramente serán la delicia de los amantes de la música en general.

Las canciones son de T Rex, Queen, Barry White y The Beach Boys, entre otros. 

Espero sus comentarios en @Roberto_INFO7.



Otras editoriales