Te encuentras en:
>
Belduque
Misterio

A su consideración...

Martes 17 de Noviembre 2009

Belduque

Yo al menos procuro no dejar "a criterio de cada uno" cuando se de antemano, y se sabe, que alguna información es evidentemente falsa, pues caería en el ejercicio de la desinformación. Y por tolerar algunas notas curiosas, se podría caer en el simple entretenimiento, en lugar de cumplir con la labor informativa. Pero aunque parezca ilógico, hay personas que les encanta eso, que les mientan, aunque de antemano ellos, conscientemente, saben bien que todo se trata de un engaño.

Es como los engaños de la supuesta “profecía maya” referente al año 2012, que los mismos mayas, de la actualidad, han descartado, y les resulta fastidiosa. Otro de esos engaños que esta proliferando demasiado, y que incluso ya se ha ido infiltrando indebidamente en algunos medios es la falsa noticia de que el presidente Obama anunciará abiertamente la existencia y el contacto con alguna civilización extraterrestre. Ver para creer, cuanta mentira uno puede leer en un santiamén. Y lo peor del caso es que algunos se lo creen.

El fin de semana fui a ver la película “2012”, y me pareció muy entretenida e interesante, pero lo mejor del caso es que no hubo extraterrestres, ni ovnis, “salvadores” de la humanidad, y a final de cuentas lo que salvó a los sobrevivientes fue la ciencia y la tecnología. Los humanos se salvaron a si mismos. Y así es el mundo, y así ha sido la historia siempre, y por lo que se ve así será. Ningún falso “venerable maestro ascendido” de origen extraterrestre o interdimensional ha sido, o será, el que ayude a la humanidad en sus tiempos de crisis o desastres. Esto es bastante plausible desde un punto de vista racional y realista.

Es realmente intrigante ver como varias personas se siguen aferrando a los mitos del año 2012, y de la falsa profecía maya, pues como ya hemos explicado, no existe tal profecía, es solo una invención de unos líderes pseudo-místicos que se aprovechan de una mal interpretación de escritos mayas para acarrear más fanáticos seguidores a sus grupos. Gracias a ello, han surgido numerosos “documentales” e “investigaciones” que no hacen nada más que darle la vuelta al asunto de frente, y evitan ser imparciales y neutrales pues perderían sus ganancias. Pues entre más especulación hay, más ganancia para esos “investigadores”.

Profecías, mensajes y “mensajeros” del fin de los tiempos existen muchos, y varios de ellos ya han caducado sin que pase nada extraordinario en el mundo. Tan solo recordar el año 2000 cuando no ocurrió nada que estuviera fuera de lo preestablecido. Pero todos han sido evidentes engaños. Es reprobable, en toda medida, este tipo de campañas encaminadas a engañar y confundir a las personas con tal de generar temor y ellos ganar poder por medio de la ignorancia y la desinformación, y por supuesto, con las regalías de las ventas de sus libros, revistas, y los cursos y talleres de “apertura espiritual” que ellos realizan.

Estos individuos que se dedican a promover estos timos nunca responden de frente por sus actos ni sus palabras, siempre dan evasivas para no hacerlo, y se van con el caduco y obsoleto argumento de que “los seres menos evolucionados espiritualmente no comprenden estas cosas”. Como si ellos no se dieran cuenta de que ellos promueven la involución intelectual del ser humano. Pareciera que desean volver a la época de los médicos-brujos donde el más astuto era el líder de la tribu, pero no el más capas, ni el más preparado, poniendo por debajo de sus deseos los intereses de los miembros del grupo.

Ellos dicen que ayudarán a la humanidad en “ríos de luz”, pero lo único que hacen es empujarla a caer en un charco de oscuridad, a estancarse en el pantano de la mediocridad y la incertidumbre.

El negocio de los “canalizadores” de mensajes de “extraterrestres” es, desgraciadamente, muy fructífero, y mientras no se haga nada puede seguir atrapando mentes de personas ingenuas e ignorantes de estos engaños. Sus cursos y talleres ganan seguidores cuando surgen novedades de las cuales ellos puedan aprovecharse. Y no faltará el que diga la barrabasada de que “esa película es la máxima prueba de lo que se dice es real”.

El querer mezclar ficción y realidad, a la fuerza, en el mundo real, se ha demostrado que no es nada sano, e incluso ha causado muy lamentables desastres en donde personas ingenuas e inocentes han perdido la vida. Es imperante informar, y exigir que se informe con la verdad. Quien diga tal o cual cosa tiene la determinante obligación de demostrar a todas luces, y ante todos, que lo que diga es real. Las creencias y la fe deben de ser razonadas, no simplemente asimiladas y obedecidas ciegamente.

Si la naturaleza, o Dios (como gusten), nos dio la bella capacidad del poder analizar, deducir e inquirir, entonces no la desperdiciemos, aprovechemos esa cualidad para poder crecer y desarrollarnos como seres humanos completos, lejos de creencias y engaños que nos quieren regresar a la oscuridad de las cavernas.

srbelduque@gmail.com

Otras editoriales